¿DESDE CUÁNDO ES PECADO?

Por: Santiago Valencia González
Senador de la República

Desde que el ex presidente Álvaro Uribe posteó en sus redes sociales la foto de una reunión organizada entre varios twitteros que defienden las tesis del Centro Democrático agradeciéndoles su apoyo y afecto, se convirtió casi que en tema de interés nacional para algunos periodistas y medios de comunicación, conocer cada detalle de esa reunión.

Empezaron por contactar a algunas de las personas que fueron al encuentro twittero, luego se dieron a la tarea de conseguir  sus nombres y hasta en donde trabajaban y así empezaron a construir casi que una “teoría de conspiración”, alrededor de una simple reunión de amigos con algo en común, su amor por Colombia.

Lo más ilógico en todo esto, resulta ser que a pesar de las cosas importantes que atañen al país, para los medios nada parece merecer tanta atención como señalar a estas personas como “bodegueras del Uribismo”, mi pregunta en todo esto es ¿desde cuándo es pecado reunirse con personas que piensan igual a uno?, pongamos un ejemplo. Usted conoce a una o varias personas con las que se siente identificado en su forma de pensar, en el tema que sea. ¿Qué o quién puede impedirle consolidar una amistad con estas personas? La respuesta es más que obvia, nadie. Porque usted es libre de escoger a sus amigos y reunirse con ellos las veces que quiere y en el lugar que mejor le parezca.

El “pecado” aquí es que son personas que defienden el legado del ex presidente Uribe, que no se esconden detrás de un huevito en twitter, que se ponen de acuerdo para desmentir los ataques rastreros y noticias falsas hacia el ex presidente, el partido o sus militantes. El gran pecado de esa reunión es que se trató de una reunión de Uribistas.

¿Acaso alguien se ha tomado el trabajo de investigar cómo salen las tendencias mentirosas en contra del Uribismo y lo que representa, o si las cuentas que las replican son reales o pagadas? La conclusión se la dejo a ustedes.

Por mi parte, puedo decirles que no existe en Colombia una ley que tipifique como delito reunirse con sus amigos a hablar de política, fútbol o religión, como tampoco lo es recibir consejos de un experto en los temas que nos interesan y que cada vez son más útiles en nuestras vidas como el manejo de las redes sociales. Lo importante siempre será defender nuestras convicciones con ideas, sin atacar la dignidad de las personas y sobre todo con coherencia.

Nosotros en el Centro Democrático seguiremos acompañando y agradeciendo a sus seguidores el apoyo que nos brindan en esta lucha por defender nuestra patria y jamás caeremos en esa táctica que sí usan otros de crear falsas tendencias con robots y trolls  para atacar todo aquello que no les convence o que no creen, con mentiras y falsedades.

Ir arriba
Abrir chat