¡Claro que incumplieron!

Por: Santiago Valencia González
Senador de la República.

¿Alguien vio en algún momento un solo gesto que mostrara arrepentimiento y verdadera voluntad de paz en las Farc, antes, durante o después del acuerdo Habanero? Con toda certeza puedo decir que no lo ví, que me cruzo con ellos en el Congreso y su actitud muy al contrario de lo que uno esperaría de alguien que sabe lo que lleva en su conciencia, no es de humildad, remordimiento, penitencia o agobio.

En días pasados, cuando la canciller Claudia Blum, se pronunció sobre el tema ante el Consejo de Seguridad de la ONU, como respuesta al informe presentado por la misión de verificación de las Naciones Unidas acerca del acuerdo de paz, aseguró que las disidencias son otro punto para sumar a la larga lista de incumplimientos de las Farc.

La lluvia de críticas de los defensores del acuerdo, no se hizo esperar, en esto concuerdo totalmente con la canciller, claro que las Farc incumplieron y lo siguen haciendo, todos los días somos testigos de la violencia generada por los que se quedaron con el negocio de las drogas, que como hemos repetido en incontables ocasiones, es la gasolina para las nuevas violencias.

Los incumplimientos de los impunes son incontables, pero sus defensores aún sabiendo el enorme daño que le hacían al país, decidieron callar para buscar en la tribuna aplausos, y congraciarse con el que sería el Nobel de paz.

Sobre cada uno de los incumplimientos podemos hacer una larga lista, que son claramente una burla para quienes creyeron en la firma de la paz, para sus víctimas y para los que nos opusimos a la feria de impunidad que al final, les concedieron.

La entrega de armas, que fue de lejos inferior casi en un 50%, los 144 de 6.800 menores que fueron reclutados y arrebatados de sus familias durante años, los 42.680 millones de pesos del billón que presentaron en 2017, como bienes inventariados para reparar a las víctimas, que representan solo el 4% de lo pactado, y a todo esto le podríamos sumar, que una gran facción de los llamados firmantes, decidieron (si es que alguna vez las dejaron), retomar las armas, bajo la protección de la narcodictadura del vecino país, para seguir sembrando el terror y no hablemos de la verdad que juraron contar, porque esa si que es cierto que jamás la vamos a saber.

Conociendo estos antecedentes durante el proceso, dejó a los que me leen esta pregunta que me he hecho desde el primer día, y que estoy seguro, muchos otros también se hacen:  ¿Las Farc pensaron cumplir el acuerdo o querían impunidad y representación política en el Congreso de la República para unos, mientras otros seguían con el negocio del narcotráfico y atemorizando a los Colombianos?

Cuando planteamos esto, nos expusieron al linchamiento moral y mediático, hoy, que alias “el paisa”, Santrich y Márquez, “retomaron” las armas, que Lozada, se autoincrimina en el magnicidio del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, sabiendo que la JEP no lo tocará, que niegan haber reclutado a miles de niños, que culpan al Estado de su decisión libre y consciente  de convertirse en narcoterroristas y niegan ante su tribunal de bolsillo, los crímenes que durante más de 50 años cometieron y de los que todos fuimos testigo, ¿Alguien dirá que nos equivocamos al negarnos a esta farsa que montó Juan Manuel Santos?

Claro que incumplieron, claro que nunca les interesó reparar a quienes padecieron sus crímenes, querían impunidad y la recibieron, con un tribunal hecho a su medida que les permitiera fugarse con todo tipo de artimañas y leguleyadas.

Los colombianos debemos soportar ver a los peores criminales de lesa humanidad pontificando desde el Congreso de la República y posando de adalides de la moral, mientras seguimos contando civiles, militares, policías, líderes sociales y defensores de Derechos Humanos, muertos por cuenta de la disputa de los territorios inundados de coca que nos dejó el peor acuerdo posible.

Esa es la combinación de todas las formas de lucha que durante décadas pregonaron y que pudieron conseguir por cuenta de Santos, llevándose por delante la voluntad de los millones de colombianos que dijimos NO a la farsa paz que terminaron imponiéndonos.

En esta historia solo una parte ha cumplido y es el Gobierno Nacional, ya a las Farc parece no haber forma de hacerlos pagar por los desplazamientos, las violaciones, secuestros, mutilaciones y reclutamientos, porque el gobierno de turno amangualado con los narcoterroristas se aseguró de que así fuera.

Para desgracia de esta patria tan golpeada, las Farc se burlaron del país con complacencia de muchos, claro que incumplieron, pero de nosotros depende que la historia no muera, que las víctimas se visibilicen y que los que quedan, solo tengan como opción someterse a la verdadera justicia.

Publicada en: https://724noticias.com.co/2021/05/03/claro-que-incumplieron/

 

Ir arriba
Abrir chat