Noticias Falsas | La Punta del Iceberg de la violencia en Colombia.

Por: Santiago Valencia González
Senador de la República.

Todos los días vemos en las redes sociales miles de noticias, llegan a nuestros teléfonos cadenas con información que creemos está verificada y es cierta, pero en la gran mayoría de los casos nos encontramos con noticias manipuladas hasta por medios de comunicación reconocidos que sacan de todo contexto la verdad y sin ninguna vergüenza las muestran como verdades absolutas que a la larga solo logran generar más y más violencia, una violencia que no necesitamos en nuestro país.

Desde que empezaron las manifestaciones en el 2018, autoridades y expertos en minería de datos han encontrado miles de cuentas falsas creadas en países tan lejanos como China, Corea o Bangladesh, así como otras creadas en nuestro continente que, no solo difunden noticias falsas, sino que llaman al caos, la violencia y hasta al asesinato de los miembros de nuestra fuerza pública.

Han llegado a tal punto la irresponsabilidad de quienes difunden noticias falsas, que las misiones médicas han sido atacadas producto de desinformación que los señala de transportar armamento para la fuerza pública y producto de esto, han muerto dos bebés en los bloqueos y han destruido más de 16 ambulancias.

Las preguntas siempre son las mismas, ¿De dónde sale la plata para comprar estas cuentas? ¿Quién paga los miles de dólares que cuesta una estrategia de semejante tamaño?, y tristemente las respuestas también.

La plata que no entregaron las Farc para reparar a sus víctimas, la del ELN que se esconde en Cuba después de haber asesinado a los Cadetes de la Escuela General Santander, narcodictaduras de países vecinos y politiqueros resentidos que no han logrado llegar al poder como se debe, en democracia.

Asombra ver las redes incendiadas con tanto odio, asombra la desinformación con la que envenenan los corazones de miles de personas que con o sin razón, sienten algún descontento hacia la realidad que vive no solo nuestro país, sino el mundo entero. Lo que preocupa y mucho, es ver hasta donde están dispuestos a llegar con su estrategia de terror y desestabilización.

Impresiona como sacan a miles de jóvenes a las calles, buscando una confrontación con nuestra fuerza pública y luego instrumentalizar a cada víctima, como si cada gota de sangre derramada fuera un voto y un escalón para llegar a donde quieren.

En Colombia no hay una guerra, no hay ninguna dictadura, precisamente, porque nuestra democracia sigue siendo el bastión que detiene al comunismo, es que somos testigos de lo que está pasando ahora.

Todos tenemos responsabilidad en esto, todos debemos verificar las noticias que nos comparten, las que vemos en redes y hasta la que nos muestran algunos medios que consideramos serios. Todos, absolutamente todos, somos responsables por las consecuencias que pudieran tener las noticias falsas, porque después del daño causado, no hay forma de repararlo.

No se soluciona “despublicando” como dicen algunos de los mal llamados influencers, no se soluciona simplemente borrando un video después de haber señalado a una persona por tal o cual motivo, sin haberse tomado la molestia de confirmarlo.

Nuestro país está no solo bajo los ataques de una izquierda enquistada y resentida, está bajo la amenaza de las dictaduras vecinas que no han podido ver a sus aliados llegar al poder.

Nuestro país, hoy está bajo la amenaza de las mentiras, de las noticias falsas, de redes plagadas de cuentas de mentira, pagadas con dineros de quien sabe donde, nuestro país está amenazado por el odio de algunos periodistas que vieron con la llegada de un nuevo Gobierno, como se les acababa la mermelada, que tanto criticaban, pero que al parecer les encantaba.

Por eso hago este llamado a todos los que me leen, a los que les preocupa ver en lo que nos quieren convertir, a los que están cansados de salir a desmentir calumnias, a los que han visto sus vidas en riego por esta terrible practica, y sobre todo, a los que disfrutan haciéndole daño a los demás.

Los medios, las redes y nuestros teléfonos, hoy tienen un inmenso poder, si no están seguros de la información no la compartan, si no han sido testigos de un hecho no lo difundan, si no tienen el contexto de una conversación no lo rieguen como pólvora.

Y sobre todo, si no hay nada positivo que tengan para decir y que nos ayude a crecer como país, lo mejor es guardar silencio. No seamos nosotros los responsables de más violencia, no caigamos en el juego absurdo de difundir Fake News.

Publicada en: https://724noticias.com.co/2021/05/31/noticias-falsas-la-punta-del-iceberg-de-la-violencia-en-colombia/

Ir arriba
Abrir chat