Pobre EPM en manos de Quintero.

Por: Santiago Valencia González
Senador de la República. 

Quintero Calle pensó en algún momento que las Empresas Públicas de Medellín le pertenecían y podía hacer con ellas lo que quisiera, se equivocó y de que manera el alcalde de turno, ni EPM es una de las secretarías en las que al parecer se le volvió costumbre ubicar a sus familiares, a los de su esposa y pagar favores, ni mucho menos, para imponer gente que no está calificada para asumir los enormes retos que la empresa insignia de los Antioqueños y una de las más importantes del país, tiene en frente.

Esta vez logramos desenmascarar las turbias intenciones de Daniel Quintero y salvar a epm, por ahora del peligro que corre en sus manos. La ciudadanía, los gremios, la academia y todos los sectores de la política nacional, nos unimos por una sola causa, la defensa de lo nuestro.

Todos fuimos testigos de las declaraciones de Quintero, cuando aseguró en varias entrevistas que: “El próximo gerente de EPM, debía salir de un proceso con cazatalentos internacionales para escoger un paisa, que amara a Medellín, que amara a EPM”.

Con el pasar de los meses, los antioqueños empezamos a ver un alcalde que cazó un pelea sin tregua contra el sector privado, la junta directiva y contra el gerente de la empresa, hacía graves señalamientos al que se le atravesara, peleaba con todo el mundo y ahora, entendemos sus razones, necesitaba deshacerse de todo el que le pudiera impedir imponer a como diera lugar, un gerente y una junta de bolsillo.

Llegó pues el momento del tan esperado nombramiento del que sería el gerente en propiedad y el escándalo fue mayúsculo, no hubo firma cazatalentos internacional, sino una pequeña firma con sedes en Cali y Bogotá, pero no se supo quienes fueron los candidatos, ni los criterios del proceso de selección.

Simplemente nos despertamos un día con la noticia por parte del alcalde Quintero, de la designación de Alejandro Calderón Chatet, y todos nos preguntamos lo mismo: ¿Y este de donde salió?, pues bien, Alejandro Calderón, fue nombrado en noviembre como vicepresidente Ejecutivo de Finanzas e Inversiones de EPM, hasta ahí, podríamos pensar que la meritocracia funcionaba y se había ganado a pulso este importantísimo cargo. La sorpresa fue grande cuando al ver la hoja de vida del Señor Calderón en la página de la Función Pública, la ciudadanía se enteraba que quien llevaría los destinos de las amadas Empresas Públicas de Medellín, era un trabajador social, sin experiencia alguna en el manejo de grandes compañías y mucho menos, de servicios públicos, y que mientras ostentaba esta vicepresidencia, paralelamente y violando el manual de funciones y conflicto de interés de EPM, ejercía la representación legal de la compañía C&C GLOBAL CONSULTING INC.

Justo en este momento, las suspicacias fueron creciendo y nos dimos a la tarea de investigar, para encontrarnos con una sorpresa aún mayor y más desagradable, Calderón es hermano de los primos del alcalde, pasó de gerenciar un empresa con un capital de 10 millones de pesos a una de 60,3 billones, ¿bastante no?.

Pero eso no es todo, la hoja de vida que aparecía el 5 de abril, dos días después era otra totalmente diferente, ya no era trabajador social, sino Economista, Magister en Economía y Finanzas internacionales de la Universidad de Montesquieu en Francia y para rematar los pergaminos en prestigiosas universidades del exterior, contaba con un MBA en administración de Harvard, que resultó siendo un curso en la escuela de extensión de Harvard en Artes Liberales, hágame usted el favor la enorme diferencia.

Continuamos con nuestras averiguaciones y el tema se tornó un poco más turbio, Calderón no pudo soportar ante el Ministerio de Educación Nacional los títulos obtenidos en el exterior, pero este sería el menor de los males, ya que EPM en un comunicado, afirmó que el nuevo gerente tendría hasta dos años para realizar el trámite, pero se posesionó contra viento y marea, sin cumplir los requisitos establecidos en el Acuerdo Marco entre la alcaldía y la empresa.

Nos enteramos también que el alcalde Quintero, ese que hablaba de transparencia y buenas prácticas, intentó posesionarlo en Tigo-Une y luego en una filial en Cartagena, pero fue rechazado al no cumplir con los requisitos para ninguno de los dos cargos, hasta que por fin y en contra de los intereses y bienestar de la empresa, logró nombrarlo Gerente General de EPM.

Nos dimos entonces a la tarea de profundizar sobre este tema, justo en la mañana del 12 de abril, Calderón aseguró no ser amigo cercano del alcalde Quintero, haberlo visto solo una vez cuando era viceministro y solo tener una relación formal con él, en el momento en el que entró a trabajar a EPM.

¿Cómo es posible que una persona no conozca al primo de sus hermanos? Todo parecía extraño pero factible, hasta que a mi oficina llegaron unos correos que confirmaban, no solo que Quintero y Calderón eran amigos muy cercanos, sino que sí era cierta la información que teníamos sobre las veces que Quintero intentó vincular a Calderón Chatet a la compañía.

Pero esto no resultó ser tan grave como lo que revelaban los correos que tenía en mi poder, lo verdaderamente grave es que ese proceso de selección, sí lo llevó a cabo una empresa cazatalentos de renombre, internacional y calificada, que confirmó que el amigo de Quintero, no contaba con los requerimientos técnicos y profesionales, no tenía la experiencia necesaria y no era fácil comprobar sus tan nombrados títulos académicos, aunque según lo dicho en esas comunicaciones “era un buen tipo y quería ser los ojos y los oídos del alcalde dentro de la empresa”.

Decidí entonces hacer públicos estos correos y entregarlos a la Procuraduría General de la Nación, para que dentro de sus competencias, adelantaran la investigación pertinente sobre si incurrieron o no, en alguna falta disciplinaria.

El gerente amigo de Quintero ya no está al frente de EPM, nosotros seguiremos haciendo control político juicioso porque no confiamos en Quintero, ni en el silencio cómplice de la junto y no permitiremos que Medellín siga en manos de la inexperiencia, la soberbia, la improvisación, la egolatría y el populismo.

Publicada en: https://724noticias.com.co/2021/04/19/pobre-epm-en-manos-de-quintero/

 

 

Ir arriba
Abrir chat